La pureza de lo universal

Ian Mosh hilvana en su aguja el rumor de las piedras cuando son acariciadas por el agua. El crepitar de la luz al posarse en los árboles y la energía y amor de los centenarios bosques que dieron origen a sus musas.

La tierra, el mar, el cielo y la naturaleza, cuajada de verdes, blancos y flores de mil caras, cobran vida entre patrones, telas e hilos.

Acunadas en puro romanticismo, nuestras colecciones se exhiben en perfecta miscelánea. Donde los tonos naturales y la alegre explosión de colorido, conviven de forma armónica.

Presentamos cada una de nuestras creaciones como obras de arte únicas, donde la BELLEZA, la BONDAD, y el AMOR cobran vida colección tras colección, prenda tras prenda.

Desde su creación en 1989, nuestra marca permanece fiel a su esencia. Sus prendas son piezas con alma, con luz, con magia.

Nuestro compromiso es seguir creando belleza, acercándola a todos los rincones del mundo para continuar creando ilusión.